Disfruta de todas nuestras ventajas.

Asóciate

Toda la información sobre Nosotros.

Asociación

Jornadas AVESA a lo largo de la Historia.

Jornadas

Las últimas noticias en nuestra revista.

Newsletter

Cursos, Eventos, Seminarios, Jornadas....

Formación

Jueves, 28 Septiembre 2017 10:16

El Control Oficial de los Alimentos. Una Garantía de Seguridad para los Consumidores.

Revista EUROCARNE
AVESA Informa

D. Jesús García López

Vocal de Información y comunicación de AVESA.
Presidente del Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Zaragoza.
Veterinario de Administración Sanitaria (Gobierno de Aragón).
Profesor Asociado Universidad de Zaragoza.

 

Si la sociedad ha ido avanzando influida por la alimentación, también la alimentación ha evolucionado con los cambios sociales.  Baste  recordar  los cambios tan considerables que han experimentado los hábitos de consumo en las últimas décadas. Si antes el consumidor demandaba  “una alimentación suficiente”  y una “nutrición correcta”,  hoy en día, la sociedad ha evolucionado y demanda productos “de calidad” y unos requerimientos añadidos de “nutrición óptima, saludable y segura”.

 

Dentro del binomio “nutrición – seguridad”, la nutrición la enmarcamos dentro de determinantes ambientales de salud “intermedios”, es decir, entre el completo estado de bienestar físico, psíquico y social y su pérdida, que puede dar lugar a enfermedad e incluso la muerte. La seguridad, la encuadramos en el ámbito de las acciones de protección de la salud y prevención de la enfermedad, es decir en el marco de las actividades de competencia de las distintas Administraciones Públicas, en estrecha colaboración con la esfera privada.

 

En éste sentido, la cadena alimentaria debe entenderse como un “todo” de forma unitaria “de la granja a la mesa”, sin compartimentos estancos, en un escenario de responsabilidad compartida, dónde los sectores productivos, de transformación y comercialización, en el marco de las competencias de las Administraciones  Públicas, deben ser  el referente obligado de “garantía de seguridad para los consumidores”. En éste sentido, el operador alimentario se le otorga un papel preponderante, asumiendo la responsabilidad del alimento que pone en el mercado. Sus decisiones están condicionadas al análisis de peligros, modelo que implica la evaluación sistemática de cada fase del proceso productivo.

 

Esta garantía de seguridad se ve reforzada por “el Plan de Control de la Cadena Alimentaria (PNCOCA)”, que describe los controles oficiales que se llevan  a cabo en España por las distintas autoridades competentes a nivel estatal, autonómico y local, a fin de garantizar el cumplimiento de la legislación a lo largo de toda la cadena alimentaria, desde la producción primaria hasta la venta al consumidor final.  El Plan, de carácter quinquenal, le otorga un marco temporal suficiente para identificar, objetivar y priorizar las necesidades, diseñar objetivos, planificar y ejecutar actuaciones, y  adoptar  medidas  ajustadas a las actividades previstas.

 

El PNCOCA (2016-2020), desarrolla los sistemas de control en los establecimientos alimentarios y alimentos producidos o comercializados en el mercado intracomunitario, a través de dieciocho programas, distribuidos en cuatro bloques (control de establecimientos alimentarios, control de la información y composición alimentaria, control de riesgos biológicos y químicos y campañas de control de mercado), además de la revisión de los sistemas de control y un informe anual de resultados.

 

Todos y cada uno de los sectores alimentarios están contemplados en los programas de control (carnes y derivados, pescados moluscos bivalvos, huevos, leche, vegetales, edulcorantes, comidas preparadas, aguas de bebida envasadas, helados, bebidas alcohólicas y no alcohólicas, aditivos, aromas, coadyuvantes, materiales en contacto con alimentos, establecimientos polivalentes, etc.). El Plan describe, para cada uno de los programas, cómo se organiza y gestiona el control oficial, es decir, en qué punto de la cadena alimentaria se realiza el control, que tipo de controles se realizan, en que caso se considera un  incumplimiento y qué medidas se adoptan ante su detección.

 

En definitiva, si bien es cierto que la responsabilidad de poner en el mercado alimentos seguros recae sobre el operador económico, no lo son menos las medidas instauradas en los últimos años por la Unión Europea, que  ha permitido una mejora considerable de los sistemas de control que han posibilitado unas garantías de seguridad de los alimentos de muy alto nivel.